Inicio > Gaceta Bolivia >

LEY No 2140 del 25 Octubre 2000

RESUMEN:

Regular todas las actividades en el ámbito de la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias y, atender oportuna y efectivamente estos eventos causados por amenazas naturales, tecnológicas y antrópicas.

Compartir en:

1. Ver la versión original escaneada de LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Imágenes originales que te dará la certeza de aplicar la norma correctamente.

2. Descargar en PDF de LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Para ver la norma cuando no tengas acceso a Internet.

3. Ver Historial Normativo en tiempo real de LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Normas relacionadas que modifican, complementan, abrogan o derogan la norma.

4. Ver Sentencias y Autos constitucionales relacionados a LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Revisa las relaciones de ésta norma con las resoluciones del Tribunal Constitucional Plurinacional

5. Ver Autos Supremos relacionados al LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Revisa las relaciones de ésta norma con los Autos Supremos del Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia

6. Ver Seminarios, Congresos y otros eventos a LEY No 2140 del 25 Octubre 2000
Entérate y participa de los eventos que las empresas e instituciones organizan en éste tema.

7. Texto completo Gratis/Libre de la norma para Copiar/Pegar

LEY Nº 2140
LEY DE 25 DE OCTUBRE DE 2000

HUGO BANZER SUAREZ
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Por cuanto, el Honorable Congreso Nacional, ha sancionado la siguiente Ley:

EL HONORABLE CONGRESO NACIONAL,

DECRETA:

LEY PARA LA REDUCCIONES DE RIESGOS Y ATENCIÓN DE DESASTRES

TITULO I

DISPOSICIONES GENERALES

CAPITULO ÚNICO

OBJETO, PRINCIPIOS FUNDAMENTALES, DEFINICIONES Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

ARTICULO 1º.-

OBJETO. La presente Ley tiene como objeto fundamental regular las actividades en el ámbito de la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias y, establecer un marco institucional apropiado y eficiente que permita reducir los Riesgos de las estructuras sociales y económicas del país frente a los Desastres y/o Emergencias y, atender oportuna y
efectivamente estos eventos causados por amenazas naturales, tecnológicos y antrópicas.

ARTICULO 2º.-

ÁMBITO DE APLICACIÓN. El ámbito de aplicación de la presente Ley comprende las actividades de todas las instancias llamadas por la misma que tengan la responsabilidad, competencia y jurisdicción en el ámbito nacional, departamental o municipal en materia de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias.

ARTICULO 3º.-

PRINCIPIOS. Son principios fundamentales de la presente Ley los siguientes:

a. Obligatoriedad e Interés Colectivo. La Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o
Emergencias son de interés colectivo y las medidas establecidas para este fin son de
cumplimiento obligatorio.
b. Derecho a la Protección. Todas las personas que viven en el territorio nacional tienen derecho a
la protección de su integridad física, su infraestructura productiva, sus bienes y su medio
ambiente frente a los posibles Desastres y/o Emergencias.
c. Responsabilidad. La generación de Riesgos vinculados con Desastres y/o Emergencias por
parte de instituciones públicas, privadas o personas conlleva necesariamente la responsabilidad
que corresponda
d. Gestión Descentralizada. La Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias
se ajusta al concepto de descentralización, determinándose por esta razón que la base del sistema
son los Gobiernos Municipales que deberán asumir esta responsabilidad en primera instancia.
e. Subsidiariedad. En el marco del principio de gestión descentralizada se establece que cuando
las capacidades técnicas y de recursos de los municipios fueren rebasadas; deberán generarse
mecanismos de apoyo y soporte a nivel departamental y si correspondiere a nivel nacional.
f. Planificación e Inversión. La Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias
son elementos fundamentales de la planificación del desarrollo, el ordenamiento territorial y la
inversión pública y privada en el marco del desarrollo sostenible.
g. Integralidad. Se establece que la gestión de desastres en el marco de la presente Ley debe
sustentarse en la Reducción de Riesgos y la Atención de Desastres, ambas claramente
diferenciadas en cuanto a las responsabilidades y dependencia institucional y complementadas e
interrelacionadas en sus objetivos.
h. Educación. Los procesos educativos en materia de reducción de Riesgos y Atención de
Desastres y/o Emergencias serán formulados por el Gobierno Nacional uniendo esfuerzos
públicos y privados para su ejecución.
i. Función Estatal. Dado el carácter multisectorial del tema y la pluralidad de instituciones que
conforman el Sistema, la estructura de éste y su organización jerárquica con las mismas que
ejerce el Estado.

ARTICULO 4º.-

DEFINICIONES. Para los efectos de la presente Ley se establecen las siguientes definiciones.

a. Reducción de Riesgos. Son todas las actividades comprendidas en las fases de prevención,
mitigación y reconstrucción destinadas a impedir o reducir el eventual acaecimiento de un
Desastre y Emergencia.
b. Atención de Desastres y/o Emergencias. Son todas las actividades que comprenden las fases de
preparativos, alerta, respuesta y rehabilitación destinadas a preparar a la población en caso de
Desastres y/o Emergencias, a socorrerla y brindarle los servicios e insumos básicos al ocurrir el
desastre.
c. Evaluación de Riesgo. Es el proceso a través del cual se identifican las amenazas y
vulnerabilidades existentes en la zona donde se van a realizar determinadas actividades humanas,
proponiéndose las medidas de reducción de riesgos.
d. Desastres. Es una situación de daño grave o alteración de las condiciones normales de vida en
un territorio determinado ocasionado por fenómenos naturales, tecnológicos o por la acción del
hombre y que pueda causar pérdidas de vidas humanas, materiales, económicas, o daño
ambiental; y que requiere de atención especial por parte de los organismos del estado y de otras
entidades de carácter humanitario o de servicio social, sean estas públicas o privadas.
e. Riesgo. Es la magnitud estimada de pérdida (de vidas, personas heridas, propiedades afectadas,
medio ambiente destruido y actividad económica detenida) en un lugar dado y durante un
período de exposición determinado para una amenaza en particular. Riesgo es el producto de la
amenaza y la vulnerabilidad.
f. Amenaza. Es el factor externo de riesgo presentado por la potencial acaecencia de un suceso de
origen natural o generado por la actividad humana que puede manifestarse en un lugar
especifico, con una intensidad y duración determinadas.
g. Vulnerabilidad. Es el factor interno de riesgo, de un sujeto, objeto o sistema expuesto a una
amenaza, que corresponde a su disposición intrínseca a ser afectado.
h. Emergencia. Es el factor interno que se crea ante la presencia real o inminente de un fenómeno
que pueda poner en peligro la normalidad de la vida en un territorio determinado.
i. Prevención. Es toda acción institucional o ciudadana que se emprenda para eliminar las causas
de los Desastres y/o Emergencias.
j. Mitigación. Son medidas o acciones que tienen por objeto reducir los Riesgos frente a los
Desastres y/o Emergencias
k. Alerta. El estado que determina la probabilidad de existencia de una Emergencia o Desastre.
l. Preparativos. Son el conjunto de medidas y acciones para reducir al mínimo la pérdida de vidas
humanas y otros daños, organizado oportuna y eficazmente la respuesta y la rehabilitación.
m. Respuesta. Son las acciones llevadas a cabo ante un evento adverso y que tienen por objeto
salvar vidas y disminuir pérdidas.
n. Rehabilitación. Es la recuperación a corto plazo de los servicios básicos e inicio de la
reparación del daño físico, social y económico.
o. Reconstrucción. Es el proceso de desarrollo social, económico y sostenible de la comunidad
ubicada en el territorio afectado por un desastre.
p. Reactivación de Procesos Productivos. Las políticas y acciones mediante las cuales se
establecen las condiciones para generar el restablecimiento de los procesos productivos, que han
sido afectados por un desastre natural y/o causado por el hombre.

TITULO II

SISTEMA NACIONAL PARA LA REDUCCIÓN DE RIESGOS Y ATENCIÓN DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS (SISRADE)

CAPITULO I

CONCEPTO Y OBJETIVO

ARTICULO 5º.-

CONCEPTUALIZACION. El Sistema Nacional para la reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias (SISRADE) es el conjunto orgánico y articulado de estructuras, relaciones funcionales, métodos y procedimientos que establecen entre sí las entidades públicas, privadas y las organizaciones ciudadanas, así como los recursos físicos, técnicos, científicos, financieros y humanos de las entidades que lo conforman, en el cuál cada componente, desde el ámbito de su competencia y jurisdicción y en forma autónoma e interrelacionada busca el logro de los objetivos definidos en la presente Ley.

ARTICULO 6º.-

OBJETIVO. Los objetivos del SISRADE son: Prevenir y Reducir pérdidas humanas, económicas, físicas, culturales y ambientales generadas por Desastres y/o Emergencias, así como rehabilitar y reconstruir las zonas afectadas por estos a través de la interrelación de las partes que lo conforman, la definición de responsabilidades y funciones de cestas y la integración de esfuerzos públicos y privados en el ámbito nacional, departamental y municipal, tanto en el área de la Reducción de Riesgos como en el área de la Atención de Desastres.

CAPITULO II

ORGANIZACIÓN

ARTICULO 7º.-

ORGANIZACIÓN. El SISRADE está compuesto por:

I. Consejo nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias
(CONORADE) como la instancia superior de decisión y coordinación; y cuyo mandato será
ejecutado por el Ministerio de Defensa Nacional y el Ministerio de Desarrollo Sostenible y
Planificación.
II. Las instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil a nivel nacional,
departamental y municipal vinculadas con la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y
Emergencias, así como las instancias de asesoramiento técnico y coordinación que actuarán en el
marco de la organización, responsabilidades y competencias que establece la presente Ley.

ARTICULO 8º.-

COMPOSICIÓN DEL CONSEJO NACIONAL PARA LA REDUCCIÓN DE RIESGOS Y ATENCIÓN DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS.

I. El Consejo Nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias
(CONORADE), será presidido por el Presidente de la República y estará conformado por el
Ministerio de Defensa Nacional, cuyo titular regirá en ausencia o delegación del Presidente de la
República, así como por el Ministerio de Hacienda, Ministerio de la Presidencia, Ministerios de
Desarrollo Sostenible y Planificación y Ministerio de Gobierno.
II. Otros Ministerios serán convocados por el CONARADE de acuerdo a la naturaleza y efectos de
los Desastres y/o Emergencias.
III. De acuerdo a las circunstancias y para el cumplimiento de sus atribuciones, el CONARADE
podrá convocar a las instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil, a
nivel nacional, vinculadas con la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o
Emergencias.

ARTICULO 9º.-

ATRIBUCIONES DEL CONORADE. El CONORADE tiene como atribuciones definir estrategias, políticas y normas nacionales para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias, Reconstrucción y Reactivación de los Procesos Productivos, en las zonas afectadas por los desastres.

ARTICULO 10º.-

RESPONSABILIDAD DE LOS MINISTERIOS DE DEFENSA NACIONAL Y DESARROLLO SOSTENIBLE PLANIFICACIÓN. En el marco de la gestión de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias:

I. El Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación en el marco del SISPLAN, tiene como
responsabilidad: la coordinación de acciones orientadas hacia la reducción de riesgos frente a
desastres que puedan ocasionar daños a la población, infraestructura, bienes del patrimonio
cultural, medio ambiente y economía en general; en el Proceso de Planificación para el
Desarrollo.
II. El Ministerio de Defensa Nacional a través del Servicio Nacional de Defensa Civil
(SENADECI), tiene como responsabilidad: La Atención de Desastres en territorio nacional, a
través de la preparación de la población en caso de desastres, manejo de alertas y coordinación
de acciones de respuesta y rehabilitación, con el propósito de evitar y disminuir pérdidas
humanas, materiales y económicas.
III. En el marco de su jurisdicción y competencia, las Prefecturas Departamentales, los Gobiernos
Municipales, entidades Sectoriales y Regionales tiene como responsabilidad la formulación y
ejecución de políticas, planes, programas y proyectos para llevar a cabo actividades de
reconstrucción, reactivación y recuperación económica de los procesos productivos de las zonas
afectadas por los desastres, bajo los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad
con los mecanismos nacionales creados en la presente Ley.

ARTICULO 11º.-

PREFECTURAS DEL DEPARTAMENTO. En el ámbito departamental, el Prefecto es la máxima autoridad ejecutiva en materia de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias, debiendo asignar a una de las áreas funcionales de la actual estructura de la Prefectura la responsabilidad de asumir las actividades emergentes en los ámbitos mencionados de acuerdo al ordenamiento jurídico vigente. Asimismo, la Prefectura al ejecutar las actividades referidas deberá coordinar con la Dirección Distrital del Servicio Nacional de Defensa Civil (SENADECI), las acciones en materia de Atención de Desastres y/o Emergencias.

ARTICULO 12º.-

GOBIERNOS MUNICIPALES. En el ámbito Municipal, el Alcalde es la máxima autoridad ejecutiva en materia de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias, debiendo asignar a una de las áreas funcionales de la actual estructura de Gobierno Municipal la responsabilidad de asumir las actividades emergentes en los ámbitos mencionados de acuerdo al
correspondiente marco jurídico vigente. Asimismo, el Gobierno Municipal al ejecutar las actividades referidas deberá coordinar con la representación del SENADECI, las acciones en materia de Atención de Desastres y/o Emergencias.

CAPITULO III

PLANIFICACIÓN

ARTICULO 13º.-

PROCESO DE PLANIFICACIÓN DE DESARROLLO.

I. La formulación y ejecución de las políticas nacionales de reducción de Riesgos de Desastres, así
como una inserción en los planes de desarrollo sectoriales, departamentales, municipales y de
metropolización, debe realizarse en el marco de los procesos de planificación normados por el
Sistema Nacional de Planificación (SISPLAN).
II. Todas las instituciones y servidores públicos que tienen como responsabilidad la elaboración de
Planes de Desarrollo y Planes de Ordenamiento. Territorial de acuerdo al Sistema Nacional de
Planificación (SISPLAN), sean estos en el ámbito nacional, departamental, municipal o sectorial,
deben introducir, con carácter obligatorio en el proceso de planificación la información esencial
de la temática de reducción de Riesgos de desastres, de manera que los objetivos, políticas,
planes, programas y proyectos emergentes de este proceso contengan las previsiones necesarias
en términos de acciones y recursos para reducir Riesgos y Atender Desastres y/o Emergencias.

ARTICULO 14º.-

ORDENAMIENTO TERRITORIAL. Todos los Planes de Ordenamiento Territorial deben incorporar necesariamente trabajos de zonificación e identificación de áreas con altos grados de vulnerabilidad y riesgo, respaldada por una base de datos. Los municipios emitirán normas de prohibición de ocupación para fines de viviendas, industriales, comerciales o cualquier uso en el cual esté implicada la permanencia o seguridad de las persona o los animales.

CAPITULO IV

RESPONSABILIDADES

ARTICULO 15º.-

PARTICIPACIÓN PUBLICA PRIVADA.

I. Todas las instituciones públicas que sean parte del SISRADE y que fueren convocadas por el
CONORADE o las máximas autoridades ejecutivas departamentales o municipales para
colaborar en el SISRADE, están obligadas a participar en el Sistema dentro del ámbito de su
competencia y jurisdicción.
II. El CONARADE o las máximas autoridades ejecutivas departamentales y municipales podrán
solicitar a las personas jurídicas o naturales sujetos de derecho privado el apoyo al SISRADE.

ARTICULO 16º.-

DESIGNACIÓN DE RESPONSABLES. Las instituciones públicas, órganos descentralizados, instituciones desconcentradas, Gobiernos Municipales y Otras entidades que formen parte del SISRADE deben designar formalmente la dependencia responsable de coordinar las actividades de reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias dentro de su competencia y jurisdicción, ante las instancias competentes en materia de reducción de Riesgos de Desastres por un lado
y Atención de Desastres por otro.

ARTICULO 17º.- RESPONSABILIDADES

I. Todo servidor público que actúe negligentemente o sea renuente en la prestación de la
colaboración al SISRADE será pasible a sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico legal
vigente.
II. Las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas que por dolo, culpa o sabotaje pusieren en
Riesgo u ocasionaren Desastres y/o Emergencias, serán pasibles a las sanciones establecidas en
el ordenamiento legal vigente, vale decir responsabilidades administrativa, ejecutivas, civiles y/o
penales.

TITULO III

RÉGIMEN FINANCIERO
CAPITULO I
INVERSIONES


ARTICULO 18º.- INVERSIONES PUBLICAS. El Ministerio de Desarrollo Sostenible y Planificación deberá promover la incorporación del componente de evaluación de Riesgo en la normatividad vigente vinculada al Sistema Nacional de Inversión Pública.

ARTICULO 19º.-

INVERSIONES PRIVADAS. Todas las instituciones y autoridades públicas del nivel nacional, departamental o municipal responsables de regular las inversiones privadas, deberán normar y formular los instrumentos y procedimientos para la evaluación de Riesgos de Desastres y/o Emergencias y las medidas de prevención y mitigación si correspondiesen. El Sistema de Regulación Sectorial (SIRESE), actuará de igual forma, en todo lo que sea su competencia.

CAPITULO II

ASIGNACIONES PRESUPUESTARIAS

ARTICULO 20º.-

ASIGNACIÓN PRESUPUESTARIAS.

I. El Servicio Nacional de Defensa Civil recibirá del Tesoro General de la Nación y/o de
instituciones de carácter público o privado nacional o internacional, los recursos necesarios
exclusivamente para la Atención de Desastres y/o Emergencias, centralizado dichos recursos,
para una eficiente y pronta distribución. El Servicio Nacional de Defensa Civil se convierte en
institución descentralizada, como persona de derecho público, con patrimonio propio y
autonomía, como persona de derecho público, con patrimonio propio y autonomía de gestión
administrativa, sujeta a la tuición del Ministerio de Defensa Nacional.
II. La Unidad Técnica Operativa de Apoyo y Fortalecimiento (UTOAF) creada mediante Decreto
Supremo 25633 de fecha 7 de enero del 2000, se convierte en institución descentralizada, como
persona de derecho público, con patrimonio propio y autonomía de gestión administrativa, sujeta
a la tuición del Ministerio de Defensa Nacional, encargada de captar y administrar las
contribuciones y aportes financieros efectuados a cualquier título, por gobiernos extranjeros y
organismos internacionales u otros de carácter público o privado nacionales o extranjeros,
interesados en prestar asistencia a la población boliviana para la Prevención y Reconstrucción de
zonas afectadas por los Desastres.
III. Las administraciones departamentales y municipales, incluirán en sus Planes Operativos Anuales
y Presupuestos, los recursos necesarios para la Reducción de Riesgos. Además, contemplará las
contra partes, de acuerdo a sus posibilidades económicas, para la Rehabilitación, Reconstrucción
y Reactivación Económica de los Procesos Productivos como consecuencia de los Desastres.

ARTICULO 21º.-

FONDO PARA LA REDUCCIÓN DE RIESGOS Y REACTIVACION ECONÓMICA.

I. Créase el Fondo de Reducción de Riesgos y Reactivación, bajo la tuición de la Presidencia de la
República, con el objeto de captar y administrar contribuciones y aportes financieros efectuados
a cualquier título, por gobiernos extranjeros y entidades sujetas al ámbito del derecho
internacional u otras de carácter público o privado, tanto nacionales como extranjeras. La
Presidencia de la república determinará la gestión y administración de Fondos, por el Sistema
nacional de Fondos.

II. El objeto de su creación es la prestación, a la población boliviana, de asistencia financiera para la
Reducción de Riesgos y Reactivación Económica de los procesos productivos en las zonas
afectadas por los desastres, en sus etapas de mitigación y prevención cuándo estos se produzcan
por causas naturales, tecnológicas o generadas por la actividad humana, mediante concurso de
proyectos de prevención y reactivación económica formulados por los Gobiernos Municipales,
pudiendo hacerlo mancomunada o independiente y las Prefecturas de departamentos de acuerdo
a los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad.

TITULO IV

SITUACIONES DE DESASTRE
CAPITULO I

DECLARATORIA


ARTICULO 22º.-

RESPONSABILIDADES EN SITUACION DE DESASTRES O EMERGENCIAS. Corresponderá al Servicio Nacional de Defensa Civil (SENADECI), en coordinación con las autoridades competentes a nivel nacional, departamental y municipal la planificación, organización, ejecución, dirección y control de todas las actividades técnico-operativas necesarias para
dar respuesta a una situación de desastre o Emergencia, en el marco de los lineamientos establecidos por el CONARADE.

ARTICULO 23º.-

DECLARATAORIA DE SITUACION DE DESASTRE Y/O EMERGENCIA. El Presidente de la República declarará mediante Decreto Supremo, previa recomendación del CONARADE, la Situación de Desastre y/o Emergencia, debiendo en la misma norma clasificar el hecho según su magnitud y efectos, es decir de carácter nacional, departamental y municipal.

ARTICULO 24º.-

CLASIFICACIÓN DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS. Tanto los desastres como las Emergencias se clasificarán de acuerdo a los siguientes criterios:

1. Nacional. Cuando el Desastre o Emergencia afecta a más de un Departamento.
2. Departamental. Cuando el Desastre o Emergencia afecta a más de un Municipio; y
3. Municipal. Cuando el Desastre o Emergencia afecta a un solo Municipio.

Estas clasificaciones podrán ser modificadas de acuerdo a la magnitud y efectos del Desastre.

ARTICULO 25º.-

RETORNO A LA NORMALIDAD. El Presidente de la República declarará mediante Decreto Supremo previa recomendación del CONORADE el retorno a la normalidad.

CAPITULO II

RÉGIMEN ESPECIAL

ARTICULO 26º.-

RÉGIMEN ESPECIAL PARA SITUACIONES DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS. Declarada la situación de Desastre o Emergencia, conforme a los dispuesto en el Artículo 23º de la presente Ley, el CONARADE señalará las recomendaciones que sean necesarias ante las instancias legalmente competentes en materia de expropiación, ocupación y demolición imposición de servidumbres y solución de conflictos, incentivos y otros para la rehabilitación y la reconstrucción.

ARTICULO 27º.- RÉGIMEN NORMATIVO DE EXCEPCIÓN PARA SITUACIONES DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS. Declarada la situación de Desastres y/o Emergencias conforme a lo dispuesto en esta Ley, entra en vigencia el régimen de excepción establecido en el ordenamiento jurídico vigente sobre la materia.

TITULO V

SISTEMA INTEGRADO DE INFORMACIÓN

CAPITULO ÚNICO

SISTEMA INTEGRADO DE INFORMACIÓN

ARTICULO 28º.-

SISTEMA INTEGRADO DE INFORMACION PARA LA REDUCCION DE RIESGOS Y ATENCION DE DESASTRES Y/O EMERGENCIAS. Corresponde
a las instancias científicas t técnico operativas del SISRADE, promover la incorporación del componente de evaluación de Riesgos e información en materia de Desastres y/o Emergencias en los sistemas de información sectoriales existentes, a fin de organizar un Sistema Integrado de Información para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias a nivel nacional, departamental y municipal.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS, ABROGATORIAS, DEROGATORIA Y FINALES

DISPOSICION TRANSITORIA. Las persona jurídicas, entidades o grupos de personas independientemente de su naturaleza o de la norma que las hubiere creado, que se encuentran realizando actividades reguladas por la presente Ley en el territorio boliviano a la promulgación de la misma, deberán adecuarse a los establecido en ésta.

DISPOSICION ABROGATORIA Y DEREGATORIA. Se abrogan los Decretos Supremos Nº 19386 de fecha 17 de enero de 1983 y Nº 24680 de fecha 23 de junio de 1997.

Se derogan todas las disposiciones contrarias a la presente Ley.

DISPOSICIONES FINALES. El Poder Ejecutivo reglamentará la presente Ley mediante Decreto Supremo en un plazo no mayor a los 180 días desde su promulgación.

Se abrogan todas las disposiciones contrarias a la presente Ley.

Pase al Poder Ejecutivo, para fines constitucionales.

Es dada en la Sala de Sesiones del Honorable Congreso Nacional, a los diecinueve días del mes de octubre de dos mil años.

Fdo. Leopoldo Fernández Ferreira, Jaalil R, Melgar Mustafá, Alvaro Vera Corvera, J. Roberto Caballero Oropeza, Jorge Sensano Zárate, Moisés Torres Ramírez.

Por tanto, la promulgo para que se tenga y cumpla como Ley de la República.

Palacio de Gobierno de la ciudad de La Paz, a los veinticinco días del mes de octubre de dos mil años.

FDO. HUGO BANZER SUAREZ, Walter Guiteras, Guillermo Fortún Suárez, Oscar Vargas Lorenzzeti, Fdo. José Luis Lupo Flores, Hugo Carvajal Donoso, Ronald MacLean Abaroa.

REGISTRARME GRATIS


Únete a los miles de usuarios que utilizan Derechoteca, un medio útil, libre y GRATUITO, crea hoy una cuenta.

Area profesional:
E-mail:
Contraseña:
Repita su contraseña:
Fecha de nacimiento:
 
También puedes registrate con:

 

 

 




© Derechoteca.com es una Red Jurídica Social
Planes de suscripción: Plan Gratuito - Plan PRO - Plan Corporativo - Plan Gubernamental
Publicidad Online: Mailings - Anuncios - Banners
Sitios Web: Oficina Virtual
Regulación Jurídica: Términos y Condiciones de Uso - Políticas de Privacidad - Contáctanos 18 q - 0,330 s